1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)
Quiero volver otra vez al deporte. En este caso, a una nueva formación del PORTEÑO. Un magnífico equipo del verano 1965. Jugadores elegantes, con lucidas camisetas; bien apuestos y respirando seriedad: los de atrás, para formar una muralla defensiva y dominar el centro del campo; los otros, para imprimir una velocidad desconcertante y llevar el balón a la meta contraria. El fotógrafo Sr. González supo captar muy bien la disposición pensativa y valiente de estos jóvenes del PORTEÑO.

Engadir un comentario