5 1 1 1 1 1 Rating 5.00 (13 Votes)
Todo comenzou ca publicación en camarinas.eu un 30 de setembro de 2009 dunha anguriante petición de axuda por parte da nosa usuaria doblemente porteña (Buenos Aires & Ponte do Porto) María del Carmen Rodríguez Lema: había xa cáseque corenta anos, principios da década de 1970, que un gran amigo da familia, antigo capataz da fábrica onde traballaban os tíos e o irmán de Mari Carmen, desaparecera sin deixar rastro. Anos de intensas búsquedas infructuosas non deran resultado. Tan só 45 días despois camarinas.eu publicaba a imaxe dun radiante Manuel García Santos, xubilado e residente na casa de toda a vida no seu barrio da Ponte do Porto e disposto a recuperar a amistade truncada un malhadado día cáseque catro décadas atrás. Unha vez recobrado o fío vector entre estes dous grandes porteños tan só quedaba desprazarse un deles, ben á terra dos seus antepasados (Mary Carmen) ou ben ao país austral onde tan fortes amistades cuaxou e onde tan gran recordo deixou (Manolo). Finalmente, este foi o caso e Mari Carmen, fiel á web da súa terra nai, fainos chegar as imaxes e a historia do feliz reencontro entre dous vellos e grandes amigos. Un reencontro trinta e oito anos despois.

Queridos usuarios de camarinas.eu voy a relatarles brevemente la historia de mi reencuentro con mi viejo y querido amigo Manuel García Santos. Sin embargo debo advertirles que después de todo este tiempo de desencuentro tan pronto el pisó la tierra argentina los desencuentros continuaron, pues el vino por el cumpleaños de su sobrina, y se comunicó por teléfono conmigo el primer día que llegó, imagínense mi alegría al saberlo en el país. Se hospedaba en casa de su hermana mayor que vive aquí, estuvo varias semanas pero primero no nos pudimos encontrar por mi ausencia a causa de un viaje que yo tenía programado, de regreso me enfermé y me costó mucho recuperarme hasta finalmente poder viajar el 18 de noviembre a Capital y visitarlo en casa de su hermana a pocos días de su regreso a España (3 de diciembre). Allí en medio del emocionado encuentro con Manoliño le entregué en mano, por fin, la carta que yo le había enviado en el año 1973 al domicilio que me habían indicado en Suiza (cuando el ya había vuelto a Ponte) y que me fue devuelta en 1974, después de año y medio por no haber podido dar con su paradero. En fin, verán como han cambiado considerablemente los tiempos de la comunicación... Finalmente, entre otras cosas quedó pendiente una próxima visita a mi ciudad y a mi casa cuando vuelva.

Desde que mi hija me enseñó los primeros pasos en el manejo del ordenador hasta el hallazgo casual de Camariñas.eu buscando información que me acercara a Ponte do Porto, ciudad natal de miña nai, nunca hubiese imaginado los momentos de felicidad al tener contacto directo, personal y cálido con los responsables de esta página web. No sólo visito y me informo sobre Ponte a través de las imágenes sino que gracias a Uds. pude encontrar, después de 38 años sin saber nada de él, a un ser muy querido por mi y mi familia. Por suerte en su última visita a mi país Argentina pude vencer los desencuentros con Manuel García Santos y reconocer en el reencuentro su mirada y su sonrisa guardada en mi memoria. Por supuesto faltan muchos encuentros más para ponernos al tanto de historias familiares y que me cuente sobre ese lugar querido donde ya está de regreso.

Cariños!
Maricarmen

Agradecida y siempre a su disposición María del Carmen Rodríguez Lema

Comentarios   

Beldoña
+3 # RE: Reencontro entrañable na ArxentinaBeldoña 13/12/2010 22:16
Hai xente que di: isto de Interné é cousa do demo. Eu diría que o demo non ten nada que ver neste asunto, mais ben, é cousa do Noso Señor que puxo nas mans dos homes semellante carteiro. Apenas eu remate esta misiva e ordene con un sencillo “ clic “ a súa viaxe, ala marcha como un raio cara á Bos Aires e para á Ponte do Porto. Antes de que arrede a cadeira de onde estou sentado, xa chegou ao seu destino o meu mensaxeiro.
Iso mesmo foi o que fixo no seu día posible a xuntanza destes dous amigos que estiveron mais de 40 anos sen saber nada un do outro.
Por iso, o demo non fai esas cousas. Non busca a felicidade das persoas, si non que é o Noso Señor quen fai semellantes milagres.
Parabens, e FELIZ NADAL.

Antonio Puertas
Responder | Denunciar ante o administrador
rodriguezlemamaricarmen55
+2 # RE: Reencontro entrañable na Arxentinarodriguezlemamaricarmen55 14/12/2010 20:40
Exacto Antonio y gracias!
Responder | Denunciar ante o administrador