1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)
Todo comenzó en Argentina, donde nos fuimos de Luna de Miel y donde la repostería casera es algo de todos los días. De hecho en provincias como Mendoza (mi ciudad natal), lo más común los domingos después de comer, era que las abuelas y madres, cocinaran las delicias que acompañarían por la tarde al mate. En época de Pascua y verano, yo de pequeña, ayudaba a mi madrina en su Confitería Pastelería y Panadería donde, entrado el verano, se comenzaba con la producción de huevos artesanales.

Estando allí, decidimos que si montábamos algo, teníamos que entrar con algo diferente, que llamara la atención y que la gente lo reconociera como nuestro. Le dimos muchas vueltas, mientras yo cargaba de chocolates, confites y libros mis maletas para regresar…

Y qué identifica más a Camariñas sino son sus encajes?? Pues bien, después de varias pruebas y contando con el apoyo de clientes que veían en nuestra página la evolución de los mismos surgieron los Huevos de Pascua de Camariñas®.

Y por qué patentarlo? Después de casi un año de trabajo con obrador físico pasamos muchas cosas buenas, malas y regulares y dentro de esas no tan buenas, fueron ver nuestros diseños “versionados” y esta vez no quisimos compartir este proyecto. Creo también que al patentarlo otorgamos otro valor añadido a las riquezas de Camariñas… así como Santiago de Compostela tiene su tarta Santiago, ¿por que Camariñas no podía tener sus huevos con encaje? Así fue como apostamos por un producto que puede tener una vida más allá de Pascuas, y pudiéndose transformar en otro elemento de atractivo para turistas.

Este año intentaremos volver a sorprender y evolucionar como hace cada año el Encaje de Bolillos y esperamos que los disfruten tanto como nosotros ya que dispondremos de puntos de ventas que más adelante confirmaremos.

Vostede non ten permisos para comentar nesta noticia.