1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)
Muchas vueltas he tenido que dar para decidir con que tema comenzar este primer post y que mejor que hablar un poquito de la tan mencionada “repostería creativa”. Muchos se preguntarán qué es la repostería creativa. Se trata de transformar la repostería tradicional en arte, darle toques nuevos, sofisticados, diferentes. Mejorar recetas de toda la vida, como por ejemplo la conocidísima tarta de la abuela, en algo único y personal, simplemente cambiando la presentación, el aspecto o incluso cambiando o añadiendo ingredientes nuevos que le den un toque diferenciador. Éste tipo de repostería no es sólo el uso de fondant, que por cierto requiere técnica,  muchos cursos y prácticas para lograr efectos increíbles  y acabados perfectos.

Años atrás era inimaginable ver tantos programas en la TV, páginas, blogs y ferias de repostería creativa. Hoy es una auténtica locura.  En Argentina el fenómeno ya no es tan reciente. De hecho, la pasta “Ballina” ya convertido en un nombre genérico para un tipo de masa de azúcar,  debe su nombre a Marta Ballina, cocinera argentina que en los 80 y 90 conducía un programa de televisión de cocina, lo que contribuyó a la expansión de la utilización de estas pastas en la decoración artesanal de tartas por aquellos lares.

En los últimos años, el boom mundial de la repostería americana, vino, como no, de la mano de series americanas. Quien no se acuerda de “Sex in NY” y los cupcakes de “Magnolia Bakery”. Tras esto empezaron a bombardearnos con programas de cocina tipo reallity-shows donde reposterías o pastelerías de todo el mundo nos mostraban su día a día en creaciones de tartas con diseños espectaculares.
Pero no perdamos el norte. Estamos hablando de postres y aunque parezca una obviedad se hacen para comerlos con la boca y no sólo con los ojos. Deben gustar. Aquí, también se ha producido una revolución. El boom de sabores es inmenso y la combinación de los mismos tanto en bizcochos como en cremas es amplísima. Esto también facilita, o a veces, complica, la personalización de las tartas. La repostería creativa requiere tiempo, diseño, esmero, estudio y capacitación continua y por ello los precios que se barajan para estas maravillas son más altos que una tarta normal; también son más frágiles, la humedad, la temperatura, hacen estragos en ellas y sólo un Profesional puede minimizar estos efectos.

El objetivo final sigue siendo uno, sorprender, entusiasmar, que un simple postre sea el actor principal de una velada, conseguir que quede en el recuerdo.  El objetivo, al fin y al cabo es crear momentos felices, y la felicidad no tiene precio… no???

En próximas entregas incorporare alguna receta interesante para que ustedes también puedan sorprender a sus seres queridos con deliciosos postres, como así también los invito a realizar cualquier pregunta de repostería que necesiten que en la medida de lo posible intentaré ayudarles para que logren esa receta que tanto les gusta en casa o sorprender con platos únicos.

Engadir un comentario