Un tristemente célebre ganador de la lotería nacional en el Reino Unido quiere recuperar su empleo de barrendero después de haber malgastado su fortuna.

Michael Carroll, del condado oriental de Norfolk, ganó casi 14 millones de dólares en 2002 a la edad de 19.

Carroll obtuvo notoriedad por su vida delincuencial y fue apodado el "patán de la lotería" por los tabloides británicos. Cuando fue a reclamar el premio, todavía portaba un grillete electrónico.

El ex millonario y ex barrendero puso en venta su casa y dice querer su antiguo empleo porque necesita el dinero.

"Me hará aterrizar de nuevo en la realidad después de la montaña rusa en la que he estado montado durante los últimos ocho años", declaró Carroll.

Sin embargo, la empresa de aseo público Veolia Environmental Services informó que no están contratando personal en esa zona.

El caso llamó la atención desde el primer momento en que se apareció a reclamar el premio bajo libertad condicional, con un grillete electrónico, por ebriedad y desorden público en noviembre de 2002.

Un mes después fue multado casi 3.000 dólares por evadir el pago del pasaje de tren en dos ocasiones.

Luego, cuando fue arrestado por pendenciero en 2006, se supo que el padre de dos hijas tenía 42 ofensas registradas en un expediente judicial que iba hasta 1997.

Poco antes de ser encarcelado, reconoció en una entrevista con la BBC que había gastado más de 2 millones de dólares de sus ganancias en cocaína, aunque añadió haber dejado las drogas.

Engadir un comentario