5 1 1 1 1 1 Rating 5.00 (1 Vote)

La supervivencia de una cultura milenaria, malamente “civilizada” por romanos o por el cristianismo, nos aporta numerosas historias con un poso de reliquias del pasado remoto de Europa. Detrás de un castro, un dolmen, una piedra grabada hay una leyenda viva, la certeza de que en ese lugar siguen presentes los pobladores originarios galaicos, los mouros, ocultos bajo tierra tras su recordado combate con los humanos. Con ellos toda una grey de diablillos y hadas. Muchos cuentos se presentan marcados por la profunda religiosidad del Finisterre; dan voz a la historia del santo de un lugar, intentan justificar su ubicación, llenan la simbología de un santuario ancestral. Recorreremos una verdadera Ribeira Sacra, ya que la bella comarca interior gallega de ese nombre lo recibe por una mala traducción (robleda sagrada). Desde la Alta Edad Media y el reino gallego de los suevos pequeños monasterios fueron jalonando la ruta costera, antes de sus faros, creando granjas, levantando molinos. Borneiro, Canduas, Nemeño, Moraime, Mens, Ozón, Seavia, Santa Mariña do Tosto, A Graña, Soandres. Los priores y abades locales cristianizaron la zona, reconvirtieron la devoción a los antiguas divinidades de la tierra con los nuevos santos patrones, con el culto mariano que tantas veces encierra la memoria de una divinidad femenina, la diosa soberana, la señora. En honor a la virgen y los santos las parroquias se llenaron de tallas barrocas en pequeñas iglesias románicas llenas de simbolismo o esbeltos templos góticos de las villas marineras.

"Camiño dos faros, leyendas de la Costa da Morte" ((guía burros, Editatum, 220) es un nuevo libro que acabo de sacar en donde hago un recorrido por las leyendas de la comarca, siguiendo las ocho etapas del Camiño dos Faros.

Muchos de estos cuentos de invierno de las lareiras de nuestras abuelas conservan el viento de una milenaria hermanad atlántica. Galeses e irlandeses en sus leyendas de muertos, los bretones en sus balades legendaires, creen que el uno de mayo o el día de reyes algunas singulares almas de otro mundo aparecen en forma de aves. Otras llegan como pequeños y oscuros pájaros marinos anunciando tormentas. Son ánimas de capitanes de barcos perdidos cuyos cadáveres no fueron encontrados, condenadas a pasar a los cuerpos de pequeños pájaros marinos negros, ames de trepasses (almas de finados) de las vieilles histories de fees, revenants, geants, ciudades perdidas, korrigans. Para espantar los miedos o saludar a las aves maravillosas nuestros abuelos salían de ronda por las “corredoiras” a cantar los mayos y los reyes.

En este viaje entre acantilados y memoria de naufragios iremos descubriendo algunos misterios de un territorio especial, donde perviven con inusual vigencia tantos mitos, lo mismo que los muertos andan entre vivos y los cementerios estaban en medio de los pueblos. Conoceremos seres increíbles: a ave da chuvia, a raposa da mordasa, valugos, mouras, encantos, xigantes; la temible Mirta, el agresivo Xan. Otras criaturas ya viejas amigas del caminante iniciado: Xerpa, Vakner, Orcabella, Buserana. Veremos a nuestros particulares Bigfoot, Rip van Winkle, hombre lobo, vampiro; nuestras aldeas malditas y atlántidas sumergidas. ¿Quién enseñó su arte a las palilleiras y a los oleiros, dónde está el castillo de Irás y No Volverás, por qué hay una hora más de luz cuando el sol se pone, por qué se arrastran las serpientes? Bienvenidos al camino de las leyendas.

Vostede non ten permisos para comentar nesta noticia.