1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

O Xeneral inglés Sir John Moore, un dos protagonistas principais da Guerra da Independencia en Galicia

No que sen dúbidas constitúe un novo exercicio de virtuosismo historiográfico, o colaborador habitual de Camarinas.eu Rafael Lema, publica en rigurosa exclusiva na web líder da Costa Atlántica o seu segundo artigo adicado aos terribles e descoñecidos sucesos acecidos no Concello de Camariñas durante a Guerra da Independencia (1808-1814) contra o invasor francés. No mesmo o puntillismo, rigor, afán de esclarecemento e rastreo de datos históricos polos diferentes arquivos son levados ao extremo polo gran historiador da Costa da Morte. Un artigo contrastado e vital para coñecer o que acontecía por estas terras hai xusto douscentos anos, de lectura obrigada para a intelectualidade desta Franxa Atlantica e que constitúe un honor e un privilexio publicar en Camarinas.eu.

LA GUERRA DE INDEPENDENCIA EN CAMARIÑAS
LOS DESASTRES DE LA GUERRA
SEGUNDA PARTE


Camariñas al ser la base principal de los franceses en la guerra de independencia sufrió varios hechos. Uno de ellos fue el saqueo de la villa en mayo de 1809. Sin embargo, solo hay dos casos de vecinos muertos en esta algarada, en donde sí pudieron morir miembros de las alarmas de la zona desplazados al lugar y vecinos de Xaviña y Ponte do Porto, que formaban las tres compañías levantadas en armas en este distrito. El año 1809 fue trágico por los hechos de armas y la invasión francesa, pero la posguerra fue pero por el hambre y la ruina del comercio. Aquí sucederá un episodio desconocido, la asistencia de los vecinos de Camariñas a los pobres niños huérfanos de guerra de Santiago.

El año de 1809 mueren en Camariñas varios niños: en marzo, Rosa Nabamuel, hija de don Ramón Nabamuel, un posible soldado del castillo. Los tres niños muertos por los franceses en abril y junio. El 24 de abril se entierra un niño, Luis Benito García. El 3 de junio, una mujer, Josefa de Mouzo. El 15 de junio, una niña, María Teresa Pazos. El 20 de junio, una niña en Buría, María Antonia Ambrosia Martínez. El 11-8, Ramón Francisco Vidal. El 24-9, Josef Juan. El 1-10, Lucía Jacinta; y el 16-10, Miguel Josef. El 20-12, María Florinda Arjomil. En cuanto a las mujeres: en enero, María Carril y María Pérez. En febrero: María Antonia Estévez y Somoza. El dos de abril, Teresa de Baña, de Buría; el 9 de abril, Francisca Suárez, viuda. El tres de junio, Josefa do Mouzo. El 18 de julio, María Vázquez, viuda. El 6-9, María Antonia, viuda de Buría. El 20-9, Luisa Insua. El 24-9, doña Rosalía Caamaño, viuda; y Andrea Domínguez, soltera. El 25-9, María Fernández, viuda. El 30-10, Isabel; el 29-11, Clara Trasmonte, viuda. El 1-12, María Antonia Vázquez. El 20-12, Ana María Pérez, viuda. Hombres fallecidos: en febrero, Francisco Tréllez, viudo. El 8-4, Gumersindo Fernández. El 16-7, don Fernando García. El 11-8, el náufrago Ramón de Soto. La baja cifra de hombres resalta el masivo alistamiento para la guerra contra el francés.

Otra consecuencia de la guerra en Camariñas es el paso de gentes foráneas, algo a lo que estaban acostumbrados desde 1750, con la construcción del castillo y la instalación de los regimientos en el mismo. Algunos soldados franceses, o forasteros huidos, quedarán entre nosotros. Durante la francesada, en1809,localizamos el entierro el 1 de octubre de una niña, Lucia Jacinta, hija de Fructuoso Piquenquen. En enero de 1810, se entierra Joaquín París. Anteriormente, el 24-9, se entierra Josef Juan, hijo de Josef María Antura de Pasajes (Vizcaya) y Josefa Insua, de Camariñas, ambos solteros.

En cuanto a los hombres que tomaron las armas o tuvieron protagonismo especial en la creación de las alarmas, estarían los párrocos de Camariñas, Xaviña y Ponte do Porto. La creación de tres compañías de vecinos se haría sobre la organización precedente, llamada A Táboa, usada en la realización de censos, o cargas señoriales. Consiste en la reunión, en la casa rectoral de Riazos, en Ponte do Porto, de los representantes vecinales de las llamadas 9 poblaciones. Las tres parroquias citadas, más las de: Serantes, Traba, Carnés y Coto de Carnés, Cereixo y Puebla del coto de Cereixo. En Buría-Camariñas, la junta local estaría formada por curas como José Antonio Pedreira, Domingo López Cabrejo, y Andrés de Pazos (comisario del Santo Oficio). Los hidalgos: Fernando García, Francisco Álvarez Pardiñas, Juan Bermúdez, Francisco Leis y Caamaño, Antonio Pose, Juan Francisco Mourín. Comerciantes y armadores como: Juan Pondal (antepasado del poeta), Espín Sande, Márquez, Miranda, Oreiro, Bermúdez. Comerciantes de altura, en el puerto de Cádiz, son el famoso corsario Ambrosio Álvarez Pardiñas, o Domingo Antonio de Pazos. Protagonismo especial tendría el sargento mayor del castillo, Andrés de Annais, casado en la villa con María Antonia Márquez, hermana de uno de los protagonistas de las acciones contra el francés, en las cañoneas de Barruti. Sabemos que hizo testamento en Cereixo en 1802 y que su mujer murió viuda en 1817. Es posible que Annais muriese movilizado en la guerra contra el francés.

En el tramo final de la guerra contra el francés tenemos tropas españolas en el castillo, y “soldados dispersos” residentes como el madrileño Francisco Sales Blanco, sargento. En Camariñas hay nueve pataches, 17 lanchas, dos cercos de sardina. Dos pataches llevan pescado al País Vasco. Hay dos tabernas, las de Castro y Porrúa. Un maestro, un sargento mayor, un juez, un escribano, cinco hornos de tejas en Buría y nueve ruedas de molino. En Ponte do Porto se concentrarían en alarma los curas de esta parroquia, Rafael Bermúdez, y de Xaviña, Jacinto Míguez. El presbítero de Ponte do Porto, Josef Río Mayor, el pedáneo Juan López; y los hidalgos y comerciantes: Juan Montero, Martín Romero, Domingo Santos, Agustina González, Antonio López, Francisco Carril, Andrés y Gerónimo Bermúdez, José Blanco, Juan de Novoa, Juan Pardiñas, Domingo Álvarez, Blas Espín. O los escribanos Salvador Pedreira, Domingo Antonio Canto.

LOS NIÑOS DE LA GUERRA

Un capitulo singular sucedió el 20 de abril de 1810, un año después de los trágicos acontecimientos de la francesada en la comarca. El administrador del Gran Real Hospicio de Santiago, por falta víveres y ruina del edificio, decide enviar a los niños apósitos de la inclusa a vivir con familias de labradores, que los puedan mantener. Son en muchos casos los hijos de la guerra, nacidos en las calles de la ciudad, o con padres muertos en la contienda. Suponemos que los mayores servirían además como criados, para ganarse el sustento, y cubrir la falta de hombres, enrolados en el servicio. Al ser enviados a la costa, servirían al crecer para enrolarse en la necesitada Marina. Un grupo es enviado a Camariñas, en un estado calamitoso, tanto de ropas como de pura hambre. Muchos enfermos. No hemos encontrado referencias similares en las parroquias limítrofes. Desconocemos el futuro de muchos de ellos, pero si sabemos los que cayeron a los pocos meses. Al mes de llegar, el 20 de mayo, muere Basilio, que había entrado ya en muy mal estado y enfermo. Estaba al cuidado de Francisco Mouzo y su mujer, en Buría. En julio muere María, en casa de Ambrosio Menéndez de Camariñas, desde el 24 de abril. En agosto, Josef Felipe, que estaba con Ignacio Martínez y Casilda García, en Camariñas. En noviembre Jacoba, que estaba con Antonio Canosa y María Insua, en Buría. Es un año tremendo, ya que en esta parroquia mueren otros niños, vecinos: Joaquina Noguera, Josef María Hernández, Domingo Santos, Josef Boedo, Juan Ventura Heredia, Josef Vázquez, Vicenta García. El noventa por ciento de las muertes son de niños, tanto vecinos como apósitos. En 1814 de nuevo se produce otra llegada de niños del hospicio a Camariñas. Llegan en mayo, otra vez algunos muy débiles, en situación terminal. Ahora son solo mujeres, posiblemente los niños fuesen incorporados en los ejércitos. La niña María muere en el camino y es enterrada en la villa el 10-5. Josefa María muere el 13. Engracia Micaela el 23 de julio, en casa de Francisca Insua, mujer de Josef Costa. Pero esta familia además perderá a su hija propia, Josefa Dominga, el 21 de julio. Posiblemente de una fiebre que contagió a la apósita. O compartiendo el mismo hambre. Son datos tremendos que nos hablan de la intrahistoria de las batallas y las crónicas bélicas, la lucha de los más débiles por la supervivencia, y también certifican los ejemplos de solidaridad y caridad de los más pobres, la gente del pueblo, en las mayores catástrofes, como fue la Guerra de Independencia. El párroco es José Antonio Pedreira Ron y Lanzós, pero en la villa viven tres sacerdotes y algunos estudiantes que le ayudan. Uno es el presbítero Domingo López Cabrejo. Tendrían parte importante en esta acción solidaria y desconocida.

Comentarios   

Moncho de Dios
+2 # RE: Os Desastres da Guerra en CamariñasMoncho de Dios 03/04/2013 16:45
Que ignorantes somos Rafael,sabemos mas de las guerras de Estados Unidos que de las de NUESTROS PUEBLOS,nos hacen falta personas como tu para ir enterándonos,yo siendo totalmente sincero de todo esto no tengo ni idea,alguien tiene que hacer estas labores y parece que te toca a ti.Suerte
Responder | Denunciar ante o administrador
Un Xaviñan
+2 # RE: Os Desastres da Guerra en CamariñasUn Xaviñan 04/04/2013 13:34
Perdona Rafael, te conozco de sobra pero no quiero perder mi anonimato yo estuve preguntando por aqui y no saben casi nada del tema como si fuera un misterio de todas formas tu lo narras muy bien.Un saludo
Responder | Denunciar ante o administrador
Diego Calderon
+1 # RE: Os Desastres da Guerra en CamariñasDiego Calderon 04/04/2013 17:01
enhorabuena por tus artículos,te animo a que sigas,pero tambien te digo que vayas escribiendo lo que esta sucediendo en nuestro ayuntamiento en estos momentos para que dentro de cien años sepan algo de nosotros pues como ves las noticias no son nada buenas,
Responder | Denunciar ante o administrador