1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)
Agora que se conta ca perspectiva suficiente para enxuizar a derradeira edición do principal certame encaixeiro a nivel mundial, a XXI Mostra do Encaixe de Camariñas, cómpre vislumbrar da man xenial do principal historiador do Concello, Antonio Puertas, cal era a situación do encaixe a comenzos do século XX. Anos nos que outras terras portaban o estandarte da arte encaixeira polo resto do planeta mentras Camariñas, o único e auténtico berce, languidecía nun triste abandono ata que un proxecto visionario, creado a principios dos anos 90 e co que a Vila das Palilleiras reconquistou no que non deixaba de ser un acto de xustiza histórica sen precedentes o seu lugar de predominio no ámbito do encaixe de bolillos, volvía resituar a situación nos seus xustos términos.

A FEIRA DO ENCAIXE

Estamos a falar do ano 1914. Un ano decisivo e crucial onde ían a ter lugar uns acontecementos que farían cambiar ó curso da historia moderna. Así, vaian como exemplos: á conclusión das obras do canal de Panamá que, por primeira vez, faría historia un barco a vapor cruzando o canal pa ir dende o Atlántico ao Pacifico (e viceversa), evitando, dese xeito, circundar todo o continente americano. Outro, non menos importante, sería aquela primeira vez que en Londres utilizaríase o raio x pa tratar ó cancro. Ou, aquel outro, como que, as forzas revolucionarias de Pancho Villa, derrotarían ó exército federal do xeneral Victorino Huertas, en Zacatecas, México…Mais, o acontecemento que en verdade ía a cambiar o destino do mundo, tivo lugar en Sarajevo, co asasinado do herdeiro ó trono Austrohúngaro Francisco Fernando e a súa dona, o 28 de xuño de 1914, dando pe á declaración de guerra entre Servia e os estados Austrohúngaros. Un mes despois, de xeito precipitado e consecutivo, fóronse incorporando novos países á liorta, tomando partido por cada un dos bandos, e dando orixe á Primeira Gran Guerra Mundial.

Reproducción do artigo
Mentres, todos estes acontecementos tan transcendentais para a humanidade, estábanse a producir entre países “ civilizados “, aquí, no noso recuncho da Costa da Morte, as nosas mulleres loitaban dun xeito moi distinto pola súa supervivencia, á como ó estaban a facer as nacións nos campos de batalla. Alleas, moitas veces, aos adiantos científicos, e as noticias que lles estaban a chegar das guerras, moitas veces, de forma distorsionada e co atranco propio da época, onde o medio de comunicación, case único, era ó telégrafo. Inda recordo, anos mais tarde dos que estamos a falar, as moitas veces que teño ido á escoitar aquel tinguilear son tan característico e peculiar de “ raia… punto, punto… raia…” daquel aparello de transmisión na casa de Miguel, o telegrafista, ou no coarto de máquinas do Faro Villano.

Mais, ó fío do ano 1914 que nos ocupa, as actividades desenvolvidas en Camariñas polos nosos antepasados, foron coas súas pintorescas palilladas, á orixe dos incipientes mercados de bolillos que estaban a elaborar, sen esquecerse dos bailes tradicionais, onde galanas mozas e mozos, danzaban ao son das pandeiretas e os pandeiros, como unha salsa argalleira engadida, á súa encomiable labor artesán.

Os muxiáns, por aquel entón, xa estaban a comercializar os encaixes elaborados nas nosas bisbarras, e así, empresarios como D. FRANCISCO BALBOA ou Don MANUEL LASTRES- Deputado pola comarca, e, primo-irmá da miña avoa Dona JULIA LASTRES LASTRES, e de Don MANUEL LASTRES ABENTE, médico, alcalde galeguista en Arteixo, e de EDUARDO Mª PONDAL LOPEZ- ABENTE, o poeta de Ponteceso, fillo tamén de médico, que compuxo ó noso HIMNO GALEGO, (en outro relato, darei mais detalles da rama que me une con todos eles…) foron, como digo, mais precoces os de Muxia, á hora de comercializar o noso encaixe.

As de Camariñas, despertarían do seu letargo exportador, moitos anos despois; e, así, a FEIRA DO ENCAIXE, ERGUERÍASE, ATA A CIMA DO SEU ALTAR, COMO UNHA FLOR NATURAL E RELUCENTE, ELABORANDO E MIMANDO NA CAPITAL DA COSTA DA MORTE, O SEU ENCAIXE DE CAMARIÑAS.

Cantares galegos

…As de Camariñas visten
cal rapaciñas gaiteiras,
saias de vivos colores
polo pescozo da perna,
lucindo o negro zapato
enriba de branca media;
chambras feitas de mil raias
azuladas e vermellas,
con guarnicións que lles caen
sobre a rumbosa cadeira.
Para tocar o pandeiro
non hai coma tales nenas,
que son as camariñanas,
feitas de sal e canela.

(Rosalía de Castro)

Antonio Puertas

Comentarios   

E logo ti de quen es
+4 # Excelente como siempreE logo ti de quen es 06/05/2011 18:37
Estimado Beldoña excelente tu historia como siempre,he disfrutado de verdad, gracias.

Como sabes vengo de familia de palilleiras, bueno como casi toda la gente humilde de Camariñas y voy a aprovechar para continuar tu historia con la de mi familia, porque hay un punto de enlace en Muxía. Lo hare en castellano porque redactar esto en Gallego con una mínima corrección me llevaría varios días.

Mi bisabuela materna Dña. Adelina Novas se casó con D. Daniel Figueiras Cundins (ebanista, pescador y labriego) y fue madre de cinco hijos Manolo, Pepe, Eliseo, Trinidad y Cándida.

Murió mi bisabuela Adelina la víspera de reyes del año 1916, además de palilleira era punteira (iba en su burra recorriendo la comarca y comprando el encaje a las palilleiras) encaje que luego vendía en Muxía a los mayoristas, probablemente a los empresarios que citas D. Francisco Balboa o Don Manuel Lastres, que según tengo entendido lo vendían en Madrid o lo exportaban a Cuba y otros destinos de América.

Cuando falleció mi bisabuela siguió con el negocio su hermana Soledad Novas madre de Inés, Lola y María de Cayon, mi abuela Trina sólo era una niña, tenía 16 años pero ya había aprendido bien el negocio.

Mi abuela Trinidad Figueiras Novas se casó con Servando Figueiras Suarez, que emigró a Buenos Aires en 1929, dejando en Camariñas a mi abuela Trina con dos hijos de corta edad Paco (Paco el músico “O gaiteiro” emigrado años más tarde a Venezuela), Adelina (mi madre, de pocos meses) y uno más en camino, mi tía Puchís, que años más tarde casó con Roberto de Tufions (Bertito) y también emigró a Buenos Aires.

Durante unos años el dinero que mi abuelo enviaba sirvió para pagar la casa familiar, pero llegada la Guerra Civil y la postguerra el dinero se evaporaba por el camino y no llegaba nunca a manos de mi abuela, por ello a punto de acabar la II Guerra Mundial en plena postguerra española regresó mi abuelo a Camariñas, no era ni vencedor ni vencido, pero la cosa estaba muy fea y no encontraba trabajo de panadero, oficio que había aprendido en Buenos Aires junto a su primo y cuñado Eliseo Figueiras Novas, por lo que hubo de trabajar de acomodador en el Cine Porteño. Aún le recuerdan algunos abuelos de Puente del Puerto por su buen humor, porque colaba en ocasiones a los muchachos humildes y porque les tapaba de los padres en las chiquilladas de la época.

Como el trabajo de mi abuelo no daba para mucho y las cuatro leiras que tenían tampoco, mi abuela se armó de valor y se convirtió en empresaria, en emprendedora que diríamos ahora y en un gesto de valentía impropio en una mujer de su época salió de su pueblo de Ponte do Porto (Camariñas) con una maleta llena de encajes a la cabeza con la intención de vender el encaje de su pueblo por los mercados del norte de España, llegando en su modesta actividad mercantil hasta Santander y Torrelavega por el este y hasta Valladolid por el Sur.

En esta tarea la ayudaba mi madre Adelina que iba y venía al Puente para pagar a los proveedores y recoger el encaje, mientras mi abuelo y mis tíos Paco y Puchís quedaban en el pueblo.

Mi abuela me contaba, con mucho humor, su peripecia en la Villa de Sahagún, provincia de León, a la que llegó con intención de vender sus encajes en el mercado que se celebra con motivo de las fiestas de San Juan.

Llego Trina en tren un día de encierro, cargada con su maleta de encajes, desconocedora de que en esta villa se celebran encierros de gran tradición, que contaban ya en aquellos años cuarenta, con más de quinientos años de antigüedad.

Salió mi abuela de la estación ajena por completo a la fiesta, cuando al doblar una esquina vio venir hacia ella una manada de toros bravos perseguidos por los mozos de la comarca, nunca en su vida paso tanto miedo una palilleira de la Costa da Morte, corrió todo lo que sus largas piernas la permitían, cargada con su maleta sobre la cabeza, hasta que pudo refugiarse en un portal, cuando ya los toros se la echaban encima, fue tal el miedo que pasó, que la palilleira de Camariñas no volvió nunca a la feria de Sahagún.

Más tarde mi abuela Trina puso comercio estable de encajes en la ciudad de Santander “La Encajera” negocio que continuo mi madre Adelina Figueiras Figueiras y mi padre cuando regreso de navegar durante bastantes años en la marina mercante.

Y en esta bella ciudad de Santander vine yo a nacer, luego me vine interno a los Agustinos de Madrid, pero esa ya es otra historia.
Denunciar ante o administrador
Beldoña
+2 # A FEIRA DO ENCAIXEBeldoña 06/05/2011 19:59
Pues, esta historia que relatas, amigo Tino, viene como anillo al dedo para lo que yo he escrito.
Lo que tú nos cuentas, acerca de las peripecias que tuvieron que pasar tus familiares para sobrevivir en tiempos difíciles, no hace más que constatar aquel modo que tenían nuestros antepasados para ganarse el sustento de sus hijos.
Mira, ¡ hasta dónde llegaron para vender nuestro encaje !…y, gracias a ello, de forma accidental (?) naciste tú en Santander. Es increíble y apasionante tu historia. Digna de ser inmortalizada con una película… (y te lo digo como lo siento )
Gracias, TINO, por este relato tan hermoso que nos has dejado.

Antonio Puertas
Denunciar ante o administrador
E logo ti de quen es
+2 # Gracias a todosE logo ti de quen es 06/05/2011 20:10
Efectivamente me llena "de orgullo y satisfacción" je, je, je venir de donde vengo, es decir mis raíces gallegas y camariñanas. Un placer como siempre estar contigo, con todos vosotros en contacto a través de esta magnífica web. Gracias a todos.
Denunciar ante o administrador
zhúkov
+2 # RE: Antonio Puertas: Feira do Encaixezhúkov 06/05/2011 22:55
Bueno, un artículo que en si mesmo xa constituía un luxo, repescado dos arquivos da historia por Antonio Puertas, é coronado da maneira máis maxestuosa pola fermosa (e ben contada) historia que aparece no comentario de Florentino Rogero. Que maravilla.
Denunciar ante o administrador
Beldoña
+2 # zhúkovBeldoña 07/05/2011 08:44
Efectivamente, Marcos, é unha historia fermosísima á que nos conta o nóso amigo Tino, maxistralmente narrada e apasionante, do mesmo xeito a como o fas tí.
Unha aperta
Antonio Puertas
Denunciar ante o administrador
E logo ti de quen es
+2 # GraciasE logo ti de quen es 07/05/2011 09:41
Desde luego es un placer compartir con vosotros el amor por camariñas. Gracias a todos.
Denunciar ante o administrador

Vostede non ten permisos para comentar nesta noticia.